martes, 25 de diciembre de 2012

Pieza del puzzle número 13


Frío en el ambiente, calor en el cuerpo.

Paz absoluta, una ligera brisa y el sonido de las olas del mar bajo la luz de la luna.

Mientras paseo tan sólo puedo contemplar como todo ello se mezcla en una perfecta armonía.

Me hago parte del paisaje, nada desentona… Quedo hipnotizado, y me evado por completo, hasta el punto de olvidar la hora, mis preocupaciones, mi vida… Y aunque haya gente a mi alrededor estoy completamente sólo.

Y entonces, esa continua e inagotable melodía, se convierte poco a poco en un susurro que va empañando mis pensamientos, hasta que logra liberar mis cinco sentidos para que puedan captar con total intensidad la magia del momento.




1 comentario:

  1. Tienes un premio en mi blog, por si quieres pasarte. Un besazo.

    ResponderEliminar